La Virgen de la Caridad del Cobre

Historia del culto populara a la Virgen de la Caridad del Cobre.

Virgen de la Caridad del Cobre

A 16 km de Santiago de Cuba se localiza el poblado de El Cobre, lugar donde se originó  del culto popular a la Patrona de Cuba y donde se encuentra La Basílica Santuario Nacional de Nuestra Señora de la Caridad del Cobre.

Se cuenta que, en el año 1612, los hermanos Hoyos, trabajadores de las minas de cobre, y Juan Moreno, un esclavo criollo, quienes buscaban sal en la Bahía de Nipe, divisaron un objeto flotando en la espuma del mar, primero creyeron que era un pájaro o una niña, finalmente comprendieron que era una imagen de la virgen con la leyenda: “Yo soy la Virgen de la Caridad”.  Según describieron se admiraron que sus ropas no estaban mojadas.

Representación de los tres Juanes al descubrir a la Virgen del Cobre

Los hermanos Hoyos y Juan Moreno quienes posteriormente fueron conocidos como los Tres Juanes, llevaron la imagen hasta donde vivían, en el Hato de Barajagua a orillas del Río Cauto. Allí fue situada en un rústico altar, donde comenzó su veneración.

Este hallazgo propició que con el paso del tiempo las personas peregrinaran hasta el poblado del Cobre, y que luego, a solicitud de los veteranos de las guerras por la independencia, fuera declarada en 1916 como Patrona Cuba.

Años después la Virgen se colocó en la Ermita del Cobre y enseguida llamó la atención de la población, pues se creía que escuchaba las plegarias y hacia milagros. Este fue el antecedente de la devoción popular que se mantiene hoy.

Todo el que visita El Cobre queda fascinado ante el bello paisaje que se forma alrededor del santuario de la virgen de la Caridad, la combinación de las minas, el poblado y las montañas son un espectáculo inigualable.

Santuario Nacional de la Patrona de Cuba

El templo está formado por un espacio sobrio que nos lleva hasta el precioso Altar Mayor de mármol en el que se encuentra la imagen de la Virgen.

Resulta muy atractiva la Capilla de los Milagros, un recinto donde se conservan los exvotos; y el conocido Camarín de la Virgen, espacio que concede un acercamiento a la imagen venerada, y en el cual se colocan las ofrendas florales que los peregrinos traen consigo.

Devotos de la Virgen de la Caridad del Cobre

Monumento al Cimarrón

La visita al lugar se completa con el Monumento al Cimarrón, ubicado en un punto elevado del cerro del Cardenillo, visible desde todo el entorno del poblado, el cual se convierte en un mirador natural desde donde se puede apreciar todo el ámbito del poblado.

Por último, en el Santuario podemos encontrar souvenirs para recordar nuestra experiencia: velas, piedras de cobre, vírgenes de todos los tamaños y flores.

 

Artesano vendedor de souvenirs

Otro atractivo del lugar es que las terrazas de agua hechas por el hombre para extraer el mineral de cobre tienen una coloración azul-verdosa que, por contraste, causan un fuerte impacto.

La devoción y el interés cultural atrae a miles, la historia del lugar, su belleza y la religiosidad que desprende, convierten al Cobre en una excelente opción para visitar en tu viaje a Cuba, una experiencia de la que no te arrepentirás.

Santuario Nacional de la Patrona de Cuba